viernes, 28 de diciembre de 2012

UNA PROPOSICIÓN EN AUSCHWITZ

"...Llevaba ya tres semanas en Auschwitz, y todavía no podía creerlo. Vivía como en un sueño, esperando que alguien viniera a despertarme.
    Las encarceladas gritaban, se peleaban y se golpeaban. El ruido de sus voces de me antojaba vagamente como el estruendo de una manada de animales. Desde mi koia miraba el interior de la barraca como si sobre las cosas se tendiese un velo, sumida en mi desventura y en mi apatía.
    Sobre este concierto de miseria, llegó de repente a mis oídos una bondadosa voz humana. Me levanté y miré por encima de la koia. Era un hombre apuesto de ojos azules, vestido con traje carcelario de rayas, que se inclinaba sobre la tercera hilera. Me quedé sorprendida al ver allí a un hombre. La nuestra era una
barraca de mujers.
    Desde por la mañana había estado reparando los camastros, pero yo me sentía tan aturdida y aletargada que no lo había oído martillear. Me miró y me dijo:
    - ¡Ánimo! ¿Qué le pasa?
    Lo miré, pero no contesté. Él se bajó entonces. Vi que era alto, Tenía ojos claros y de un azul radiante. lo había rapado, pero se le notaba pelo oscuro. Sonreía. Aquello me llamó la atención. ¿Cómo podía haber un hombre que sonriera en aquel campo? Había encontrado a alguien que no quiso sucumbir a la degradación espiritual.
    Siguió hablando y me hizo trabar conversación con él. Me enteré de que era polaco y de que llevaba ya cuatro años en campos de concentración desde la caída de Varsovia. entre risas, me dijo que era carpintero. A veces limpiaba los evacuatorios o trabajaba en los caminos.
    Desde entonces fue todos los días a reparar las camas. Charlamos y nos hicimos amigos. Al cabo de cierto tiempo, yo esperaba con impaciencia sus visitas. No me interesaba como hombre, era la única voz que tenía sonidos humanos en todo el campo.
     A los trabajadores se les permitía una hora libre, generalmente alrededor de las 11 de la mañana, según el sol. Un día me dijo que lo siguiera cuando se retiró. Le agradecí sinceramente la invitación y me dui con él. Hasta entonces, nunca se me había ocurrido que pudiera salir de la barraca ni un momento siquiera.
     Lo seguí pisándole los talones. Por fin, llegamos a un claro en que los trabajadores estaban guisando comida en una fogata. Con gran asombro mío, mi amigo, que se llamaba Tadek, sacó dos patatas, raro tesoro, y las puso a cocer en una olla. Con los ojos iba yo siguiendo cada uno de sus movimientos.
     Aquello fue como una escapada traviesa de niños. Tadek me dió una patata. Se sentó frente a mí y empezó a devorar la otra. Aquel fue el primer bocado que pude retener en el estómago. Hasta entonces, había devuelto cuanto me metía en la boca.
     Tadek me tenía reservada otra sorpresa. Me regaló un chal.
     - Puede usted ponerse esto en la cabeza. Tiene que ser terrible para una mujer verse sin pelo -me dijo.
     Me quedé asombrada. Quería darle las gracias, pero no estaba segura de que al abrir la boca no empezase a llorar.
     - Queda usted invitada todos los días a mis patatas -continuó. Y acaso me las arreglé para "organizar" algún otro alimento, y quizás hasta ropa.
     Se me acercó, y como hablando consigo mismo, me dijo:
     - Parece extraño, pero la verdad es que, aunque no tiene usted pelo y está vestida con andrajos, hay algo en usted que inspira grandes deseos.
     Sentí su brazo en torno a mi cintura. Con la otra mano me tocó y empezó a acariciarme el pecho.
     Se me desplomó el mundo hecho pedazos. Le había dicho previamente lo que me ocurrido... que había perdido a mi familia. ¿No era capaz de comprender los sentimientos que experimentaba? Quería hacer amistad con el ser humano que había dentro de él, pero sin nada carnal.
     Luego me enteré de que su estilo de hacer el amor era el más fino de Auschwitz. La forma corriente de insinuarse era mucha más cruda y directa. Me quedé en silencio con la cara bañada en lágrimas.
     Él se desorientó un poco.
     - No llores -murmuró-. Si no quieres ahora, esperaré. Si cambias de manera de pensar, dímelo. Me verá en el trabajo.
     Sonó el gong y se fue.
     Pero primero añadió a guisa de despedida:
     - Entre tanto, podemos hablar, pero no pienses en que te dé comida. No tengo otra cosa, y con lo poco que dispongo, me las habré de arreglar para conseguir mujeres. Con esta misera y nerviosismo, las necesitamos más que en la vida normal. Las mujeres cuestan poco, pero es casi imposible encontrar un lugar donde poder estar seguros. Los alemanes están constantemente al acecho, y si nos pescan, nos cuesta la vida.
    Luego se sintió avergonzado.
    - Tú no lo comprendes. Siempre tengo frío y hambre. A todas horas me golpean, y nunca sé cuándo me van a descerrajar un tiro. Tú eres todavía una novata, ya cambiarás. Dentro de unas semanas, lo entenderás.
    Tadek siguió entrando todos los días en nuestra barraca con un paquete de alimentos, pero no para mí, sino para otra mujer. Cada vez que pasaba, me ofrecía algo de comida. A veces no cambiábamos siquiera una palabra. Me ofrecía el paquete y yo volvía la cabeza a otro lado. Fui adelgazando más y más cada día, y él se sonreía también más sarcásticamente cuando rechazaba sus regalos. Al cabo de unas semanas, apenas tenía fuerzas para andar, y me desvanecía frecuentemente al pasar revista. Pero había tomado la decisión de no ceder.
     Sin embargo, yo sabía de sobra que no podría resistir más de aquella manera.
     Me decidí a ir a los lavabos, donde, según había oído, los hombre se reunían allí durante su hora de descanso y a veces compartían su alimento con las mujeres. Oré porque, al menos, pudiese encontrar una persona que se compadeciera de mí.
     Cuando llegué, ví a las presas al acecho de la llegada de los guardianes. Hacían como que estaban trabajando, porque se prohibía rigurosamente a las mujeres entrar cuando los hombres ocupaban los lavabos.
      La escena que contemplé en el interior era verdaderamente desalentadora. En el fondo de la inmunda barraca había hombres que estaban bebiendo su sopa en botes sucios de hojalata que habían recogido en el basurero.
     El antro estaba abarrotado de gente. Hombres y mujeres se apretujaban en todos los rincones de la estancia. Las parejas se apretaban, hablando. Otros estaban sentados contra las paredes en íntimo abrazo. Hábía unos cuantos que se dedicaban a transacciones de mercado negro. El hedor de los cuerpos sin lavar se mezclaba con los olores rancios de los alimentos inmundos y con humedad general. El aire era irrespirable.
     En otra parte del campo se desarrollaba un espectáculo muy distinto. Acababa de llegar un nuevo envío de deportados. Los gritos de las mujeres y de los niños, al ser separados en la primera selección que se verificaba al apearse de los trenes, se elevaban por encima de las conversaciones en los lavabos. Las llamaradas de las chimeneas del crematorio eructaban penachos de humo al cielo.
      Apenas había traspuesto el umbral, cuando ya quería echar a correr y esperar de allí. Pero no pude. me estaba destrozando el estómago un dolor voraz que era algo más que simple hambre.
     Pegado a la pared, en un rincón, había un viejo que comía en un lata. Producía horror mirarlo, pero acaso a eso se debiera el que creyera que podía fiarme de él. No le quedaba un solo diente en la boca. Tenía la cara marcada por la viruela y llena de cicatrices. En la cabeza se le veía un esteatoma. Y, como si fueran pocas todavía las deformaciones que le había deparado el destino, no tenía más que un ojo.
     En el líquido negruzco que había en su lata flotaban dos pequeñas patatas. ¡Patatas! les clavé los ojos con voracidad cuando las iba a morder. Pero no podía comer más que la parte de afuera. El interior estaba todavía crudo y resultaba demasiado duro para sus mandíbulas sin dientes. Lo que no podía comer, lo metía de nuevo en el bote. Se bebió la "sopa" negruzca, y allí quedaron las patatas.
     Miró en torno suyo. ¿Estaría buscando al alguien con quien poder compartir aquel regalo principesco? Entonces me vio clavándole los ojos avorazados. Con una sonrisa tan deforme y horrible que creí volverme loca, me ofreció el resto de su lunch. Éche la garra a su regalo y empecé a comer. De repente, una mujer se abalanzó sobre mí y me arrebató las patatas de la mano.
    - ¡Puerco inmundo! - gritó al viejo, que podría tener cincuenta y cinco o sesenta años-. ¿Estás dando la comida a otra?
    - ¡Vete al infierno! -le ccontestó el-. Yo hago lo que me da la gana. Ésta es más joven que tú.
    Soltó a la mujer que me había embestido, la arrojó al suelo y la pateó. Los gritos de la caída atrajeron a las demás personas que ocupaban los lavabos. Todos ellos, hasta los que estaban amándose muy concentrados, se apelotonaron en derredor. Se me subieron los colores al rostro.
     De pronto se acercó Tadek.
     - ¡Cuánto me sorprende verta aquí, Alteza! -exclamó, sonriéndome sarcásticamente. Has tardado mucho en darte a ver. Has aguantado demasiado. Esto será mejor que las patatas a medio cocer que te han dado.
     Me ofreció el paquete de comida, como siempre. Nos quedamos mirando el uno al otro. ¡Cómo lo aborrecí en aquel momento! Agarré el paquete y se lo tiré a la cara con toda la fuerza que pude. Luego eché a correr. Todavía hoy no soy capaz de recordar como regresé.
      Pasó bastante tiempo después de aquella última reunión sin que tuviese contacto con Tadek. Pero, aunque no supe nada de él se veía a Lilli, la mujer a quien llevaba ahora sus regalos de comida. Cuando, pasando el tiempo, me destinaron a trabajar en la enfermería, mi rival se había convertido en una visitante asidua y regular. Gasté mi ración de pan en comprar para ella en el mercado negro una medicina muy rara y difícil de conseguir. La medicina era para combatir la sífilis..."

Los Hornos de Hitler
Olga Lengyel

miércoles, 28 de noviembre de 2012

PADRE PIO DA PIETRELCINA del Epistolario I° (1910-1922)


Carta que el Padre Pío escribió a su director espiritual: Carta al Fraile Agostino, del 7 de abril de 1913, "Mi estimado Padre, yo todavía estaba en la cama el viernes por la mañana, cuando  el Señor Jesús se me  apareció. Él se encontraba  golpeado y desfigurado. Él me mostró una gran muchedumbre de sacerdotes y dignatarios eclesiásticos indiferentes, quienes estaban celebrando vistiendo sus sagradas túnicas. Cuando yo vi a mi  Jesús en esta condición  sentí un  gran sufrimiento, por consiguiente, yo le pregunte porqué él sufrió tanto. Él no me contestó, él me mostró a los  sacerdotes que debía  castigar. Pero poco después,  el Señor estaba tristísimo al mirar a estos sacerdotes y yo noté, con gran horror, dos lágrimas enormes que emanaron del Santo Rostro. Jesús  salió de esa muchedumbre de sacerdotes y con una gran expresión de aversión en la cara, lloró': ¡"Carniceros”! “Entonces Él me dijo: "Mi Niño, no creas que mi agonía ha sido de tres horas, no; realmente yo estaré en la agonía hasta el fin del mundo; debido a las almas que yo amo. Durante el tiempo de la agonía, mi niño, nadie puede dormir. Mi alma va buscando alguna gota de piedad humana, pero ellos me dejan solo bajo el peso de la indiferencia. La ingratitud hace más severa la agonía para mí. ¡Ellos responden mal a mi amor! El tormento mayor para mí es que crece en las personas  su desprecio,  indiferencia, e incredulidad. Cuántas veces mi ira  deseó  destruirlos por el relámpago, pero yo me detuve por los ángeles y las almas que me aman..... Escribe a tu padre y nárrale lo que has visto y Yo te dije en esta Mañana. Dile que muestre tu carta al Padre provinciano... "Jesús continuó hablando pero yo nunca puedo revelar lo que él dijo... "  
(PADRE PIO DA PIETRELCINA: Epistolario I° (1910-1922) a cura di Melchiorre da Pobladura e Alessandro da Ripabottoni - Edizioni "Padre Pio da Pietrelcina" Convento S.Maria delle Grazie San Giovanni Rotondo - FG)

lunes, 26 de noviembre de 2012

Se hace o no se hace?

Hace unas semanas estaba yo sentado al final de un pasillo leyendo un poco. No era éste precisamente el final físico de este pasillo. Había sido cortado donde yo me ubicaba, ya que del otro lado se hacía un evento
privado, no abierto al público.
Aunque el pasillo había sido cortado para el paso regular y cotidiano de las personas, que además frecuentemente lo usan, se había abierto otro paso no muy lejos para no traumar la rutina de muchos.
Sin darme cuenta alguien me pregunta:
-¿Se puede pasar por aquí?
Evidentemente le respondí:
- Bueno parece lógico que no se podrá.
Además de la cinta que bloqueaba el paso, había una serie de anuncios que indicaban que no se podía y el grupo de gente allí daba más que suficientes elementos para concluir que no se puede y no se debe pasar.
Ella me responde:
- Bueno sí... claro..., pero ¿se puede pasar?, ¿alguien me dirá algo?
Es decir, digo yo, lo importante no es que no se pueda pasar (o no se deba pasar) es que si paso alguien me llamará la atención.

Hace unas semanas, también, se profundizó más en el caso Armstrong. Como dicen generaciones anteriores "cuando el río suena, es porque piedras trae".
Aunque no se ha entregado una prueba contundente, concluyente e irrevocable; los testimonios, investigaciones, medios, etc han llevado a una acusación y castigo que ni el propio Armstrong ha negado.
Es más a tono desafiante el protagonista a publicado una foto descansando al lado de los 7 maillots amarillos ganados en esas 7 increíbles vueltas, y luego ha dicho "que nadie llore por mí, estaré bien".
Se ha colado que la medida es injusta porque en ese momento todo el pelotón hacía lo que Armstrong hacía, que nunca fue alcanzado en alguna prueba o contranálisis, que ha demostrado ser humano excepcional por superar el cáncer, etc.

Hace unas semanas, además incluso, se ha ido más profundo, también, en el caso del yerno del Rey de España. Se le pidió una fianza por millones de euros para no ir a la cárcel para garantizar el valor de los recursos supuestamente mal manejados por este señor.
¿Creía este señor que no sería descubierto?, o ¿que nadie sospecharía?. En un programa de opinión se decía (se opinaba) que él sabía que sería descubierto pero no harían nada contra él por ser él quien es.

No sé si he dado a demostrar el punto que quiero resaltar. En los tres casos, todos con consecuencias y repercusiones totalmente diferentes pero con grandes similitudes, se empuja el reglamento, la ley, el borde legal al límite. En todos los casos procuro algo no permitido:
- Porque nadie me ve
- Porque todos los hacen y no mi pillan
- Porque soy muy importante e influyente, y nadie se atreverá a meterse conmigo

Hemos estado conversando de este tipo de casos en este blog: ya no hay barreras éticas personales, internas, valores. Lo que tenemos es a cada individuo haciendo lo que quiere, como quiere, cuando quiere, para sus propios intereses, siempre y cuando no sea "pillado", llevando al límite los límites legales solo para no ser reprimido con cárcel o algún castigo penal, porque está claro que si el castigo es solo monetario, se incluiría en la estrategia o en los costos para seguir haciendo lo que me da la gana.

Aunque muchas teorías se han publicado (muy brevemente) en este blog acerca de la naturaleza del hombre (y personalmente creo que todas ellas tienen cierta validez, ninguna es la verdad o falsedad absoluta) creo personalmente que los tiempos, la era que vivimos, las características de la sociedad que actualmente vivimos han evolucionado de una manera que obliga también a nuestra forma de actuar a evolucionar.
Habría que desarrollar en un capítulo aparte todas esas características de esta sociedad "moderna" que han llevado a esta competencia entre humanos tan desleal y sucia que olvidamos los valores, la dignidad y el buen-hacer, pero creo que la más importante sería el quiebre del hogar/familia.

Un último dato: escuché recientemente, acerca del caso Armstrong, que se realizó una encuesta anónima entre deportistas de alto nivel en muchas disciplinas deportiva, en las que se preguntaba si tomarían una sustancia no detectable que asegurara la obtención de un primer lugar en su respectivo deporte, aun cuando no se hayan comprobado sus efectos secundarios, y solo 3 de 197 deportistas dijeron que no la tomarían.

viernes, 16 de noviembre de 2012

Llama extinta

Palabras van,
parecen sin retorno
se esfuman sin destino.
Sin mojar
no encuentran morada.
Sin cambiar
se quedan en nada.
Palabras vienen.
Y como flujo
de riachuelo seco
van desapareciendo.
No hay fuerza
en su caudal.
Ni la repetición
ni la reiteración
esconden su escasez,
pierden su brillo.
Palabras van.
Palabras van
con fuerza entonadas
sacadas por la tragedia,
sacadas por la circunstancia.
Y cuando por fin
ellas aparecen,
no aparece corazón
que acobije
su cálido mensaje
Palabras van
Palabras vienen
Y solo de las de Aquél
cuentan.
Solo las de Aquél
despiertan.
Guíanos
y no dejes sin su luz y vida.

lunes, 5 de noviembre de 2012

Our Lady of Borg in Nadur

Quería escribir acerca de las "festividades" de Halloween peor en lugar de ello prefiero dejárselo a quien mejor que yo puede describirlo.
Estos mensajes son dados directamente por Nuestra Señora María Madre a una persona en Malta (Apariciones de Borg en Nadur).
Para aquellos que no son católicos, para aquellos que tienen otras creencias religiosas o que no creen en nada, y que esto puede no significar nada, solo tengo que decir que asumir estas "tonterías consumistas" tampoco nos trae nada bueno o nuevo. Los invito (además de indagar más en este asunto de Our Lady of Borg in Nadur y leer un poco más sobre las múltiples apariciones y advertencias de Nuestra Señora Madre, en lugares como Lourdes, Fátima, Garabandal, Medjugorje y Borg in Nadur) a pensar por qué asumir tradiciones de las cuales no tenemos noción, conocimiento, origen, tradición y que además no llevan a actos de tendencia oscura.

(P 69) Message of 31st October 2007 at Borg in-Nadur
I am going to speak and you are to tell Fr Hayden to pass what I say on to the people. Thank you for those who are present here today. I wish that next Saturday you would gather here at 6.00 p.m., to say the rosary. I wish those present to come and to bring along many others with them and to bring another candle with them. Fr Hayden, I wish you to give them explanations on hell. Explain to them that the devil is managing to fool many who also are oblivious of it. Many youths will be having a Halloween party tonight. They have no idea what this means. It began with the Irish, the English and the Scottish who introduced it into America. It is being introduced into all countries. The Church did well and was wise to have a commemoration for souls the next day. Fr Hayden, explain to the people that evil spirits will be there with these youths who imagine that it is but a party. I thank you for this Fr Hayden.


(P296) Message of 27th October 2010, given at Borg in-Nadur 
...
For example, some time back we spoke about Halloween.  I had conveyed the message by means of Angelik.  Rather than decrease, the amount of parties, discos, costumes and television advertisements actually increased. Who of you is capable of advertising that such things are wrong, just as the others give them publicity?  Yes, my children, do not fear to tell the truth.  Do not idle and waste time.  Do not allow the devil to have his way with you and feast over your youths.  Indeed, my children, why not?  Advertise that such things are of Satan.  Do not fear the truth.  I ask you, my children, do not allow your own children to celebrate these stupidities that are causing so much harm and that are pleasing and satisfying Satan.

Tren y desierto

Tomo un artículo recién publicado el día de ayer en el periódico "El Nacional" de rotación diaria en Venezuela.
Su autor, muy probablemente conocido por ustedes, es (contrario a lo que podrían suponer después de leer el artículo) un chef reconocido.

"...
Probablemente muchas de las cosas que escribiré aquí, serán misterios insondables si quien me lee tiene treinta años o menos; pero hubo una época en la que la vida cotidiana era menos agresiva con el medio ambiente, y eso fue apenas anteayer. Íbamos al supermercado a hacer lacompras y la misma la colocaban en enormes bolsas de papel marrón. Hoy el cálculo es que se producen 1 billón de bolsas plásticas comerciales en el mundo por año. Es decir 1 millón de millón, o un 1 seguido de 12 ceros (1 cada dos días por cada habitante de la tierra). Aquellos que van al supermercado con su bolsa de tela ecológicareutilizable son vitoreados como héroes. Hace treinta años no había que vitorear a nadie.

En los años 40 todas (insisto en que no son algunas, sino todas) las botellas eran de vidrio reutilizable o reciclable. La de leche y las de soda. Las de refresco y la de medicinas. Todas. La irrupción de la botella de plástico comercial se dio en los años 50 del siglo pasado, y se calcula que desde entonces la humanidad ha lanzado mil millones de toneladas (o un 1 seguido de doce ceros de kilos) de plástico sin reciclar. Se calcula que se necesitaran varios miles de años para que se degrade. Hoy en día quien inventa, usa o induce a usar, un plástico biodegradable (de impacto ínfimo ante el desastre ya causado) es alabado como un Dios. Hace cincuenta años no había necesidad de alabar a nadie.

Todavía hay casas (muchas) en las que funciona y es de uso cotidiano un teléfono de ruedita, un radio empotrado en un mueble o la vieja amasadora de pan. Mientras fue costosa, la tecnología doméstica se hizo para durar. Nadie había oído hablar del término obsolescencia programada (diseño de aparatos para que dejen de funcionar en un tiempo y así poder vender más) y cuando un aparato se nos dañaba, la primera medida que se nos cruzaba por la cabeza era repararlo. Vengo de una generación que sabía para que servían los carboncitos de la licuadora que se desgastaban. La misma que llevaba a reparar el televisor.Cincuenta años después, entre China y USA se producen 6 millones de toneladas anuales de Basura de Equipos Eléctricos y Electrónicos (WEEE por sus siglas en inglés) y se calcula que con la irrupción de la India la cifra aumentará 500% en la próxima década. Nunca en la historia una casa promedio había tenido tal número de baterías en casa, por ejemplo. A los que reciclan las baterías los vemos como todo un ejemplo, o a quienes se muerden la mano para no cambiar de celular cuando sale el modelo nuevo o reciclan los peligrosos bombillos ahorradores. Vemos a las naciones que tienen políticas de reciclajes como aquellas que están salvando la tierra, pero se nos olvida que hace cincuenta años ellos no estaban llenando la tierra de aquello que dicen reciclar. Nuestros abuelos no tenían impulsos de reciclaje de basura tecnológica, no por inconscientes sino porque simplemente no había nada para reciclar.

Croquetas, crema de vegetales, cascos de parchita (maracuyá) o albóndigas, son de los mejores platos que han inventado nuestras madres. Todos (y miles más) surgieron desde una premisa fundamental de las casas en las que nos criamos, como era jamás botar comida. Pensaba en eso cuando recientemente una empleada a la que le estaba ofreciendo la comida que cada día comemos en la mesa los del personal (la comida de la familia, se llama en el argot de las cocinas), me dijo “Yo no como recalentado”. Su respuesta es cada vez más usual. De hecho platos como los descritos desparecieron de los restaurantes ante la renuencia de los clientes a comersobras. Hoy a quien come reciclaje de nevera casi lo consideran hippie ¡Y hasta cursos new age hay para enseñar a conservar la tierra comiendo recalentado! Hace 20 años era lo normal. Hace 20 años no se botaba un tercio de toda la comida, como dicen los cálculos actuales.

Es cierto que el crecimiento poblacional de humanos en la tierra se volvió exponencial en la última centuria. Para que se hagan una idea, en 1800 éramos 1000 millones, para 1950 ya nos apretujábamos unos 2500 millones; y el 30 de octubre de 2011 a las 23:58 hora de Manila, nacía Danica-Mae Camacho, a quien le correspondió el dudoso honor de ser la habitante número 7 mil millones de la tierra. Ha sido tan violento que era predecible que se generaran distorsiones, pero ello no justifica la manera irracional de nuestro desboque de los últimos cincuenta años. De seguir así este tren imparable, no nos iremos por un despeñadero como predicen los agoreros, simplemente chocaremos de frente contra un desierto.

Es importante regresar a dos valores que eran naturaleshasta hace cincuenta años: Ser menos consumista y reparar. Si a eso le sumamos ganas de reciclar, será mucho lo que logremos como colectivo.
..."
http://sumitoestevez.blogspot.com/2012/11/306-tren-y-desierto.html

martes, 9 de octubre de 2012

¿Podemos de verdad amar al prójimo?

Para complementar lo expuesto por Valentín Arenas Amigó en la "entrada" anterior a esta, y lo que hemos venido citando de Emetrio Gómez les hago llegar la última publicación de éste último:

Una crisis ante la cual los únicos que tienen algo que decir son los que apelan a la Religión

EMETERIO GÓMEZ |  EL UNIVERSAL
domingo 7 de octubre de 2012
 
Solemos insistir sobre lo que sin duda es el mérito más grande del Cristianismo: poner el énfasis en el Amor al Prójimo, es decir, en los Sentimientos, en lugar del Pensamiento, el Conocimiento, la Ley, la Lógica o la Racionalidad. Frente al Judaísmo, que ponía en primer plano a la Ley y los Diez Mandamientos; y frente a la Filosofía Griega -el otro gran componente que constituyó a la Civilización Occidental- y que puso todo el énfasis en el Conocimiento, el Pensamiento, la Razón, la Ciencia y la Tecnología, frente a todo ello, Jesucristo enfatizó los Sentimientos, el Espíritu, la piedad y la compasión.

Pero, además -es decir, no conforme con poner los sentimientos por encima del pensamiento y el conocimiento- el Cristianismo, con audacia inaudita, saca el Amor al Prójimo de la esfera restringida de la familia, la etnia, la raza, el clan, la secta, la nación, la religión específica que se profese, el partido o la facción en los cuales se milite, la clase social a la que se pertenezca, etc., etc., para poner dicho Amor a nivel del Universo, ¡¡de la totalidad del género humano!! No se trata -por supuesto- de obviar las profundas y loables cercanías, ni los poderosos sentimientos de identidad, que cada una de esas esferas genera. Se trata de ir directamente al Universo de todos los seres humanos. Por más que sepamos que pasará mucho tiempo antes de que se asome siquiera en nosotros la idea de tratar de manera similar (para no pensar ni remotamente en el "querer por igual", que llevará algunos milenios adicionales) a mis hijos y a los que no lo son.

Entre otras cosas, porque está metida muy profunda en nuestra naturaleza animal más recóndita, una borrosa simpatía por los que son de nuestra misma raza, religión, bando político o nacionalidad. Hablar el mismo idioma y hasta tener el mismo acento (¡¡tú sabe de que estoy hablando, mulato!!), sobre todo si estás en otro país, ya detona una cierta simpatía. Pasarán siglos, antes que se asome muy tímidamente en nosotros la idea de que tal vez en un mundo absolutamente utópico e imaginario, la noción de Amar al Prójimo pueda significar "amarlos a todos por igual". Porque eso sería contranatural... ¡¡Y vivimos todavía demasiado aferrados a la idea absurda de que somos Seres Naturales!! Nada de lo cual impide que, aunque sólo sea como pasatiempo, probemos a acortar un poco, una pizquita aunque sea, el abismo insondable que media entre los que son nuestros amigos y los que no lo son... ¿¡¡Entre mis hijos y los que no lo son!!?

Y allí, precisamente allí, hace su aparición esa poderosa frase al parecer del propio Jesucristo: "Amar a quien te ama no tiene ningún mérito". Nada más natural que amar al que te ama; o que una mujer ame a un ser que llevó 9 meses en sus entrañas, que milagrosamente se formó a partir de su propio ser, de sus vísceras y de la infinitud de su Espíritu. El reto del Ser Humano es cómo rebasar esa barrera animalona, para desarrollar, si no el Amor al Prójimo pleno, por lo menos algún tipo de sentimiento hermoso por los que no son sus hijos. Esa dimensión espiritual que empieza a perfilarse ahora que la Humanidad pareciera no tener salidas. Ahora que comenzamos a captar tenuemente que la Religiosidad pudiera ser la única solución para una Crisis Civilizacional frente a la cual ni las Ciencias Sociales ni la Biología del Amor ni Derridá, Edgar Morin, Habermas, Rorty, Maturana, Foucault o Deleuze, tienen mucho que aportar. Una crisis ante la cual los únicos que tienen algo que decir son los que apelan a la Religión: Levinas, Jonas, Buber o Küng.

Temor colectivo

He citado creo que una o dos veces a un columnista: Valetína Arenas Amigó, en este blog.
El día de hoy pude recoger otro de sus artículos que me ponen a pensar en la "naturaleza del hombre" y la teoría del quiebre de la razón que plantea otra presona que he citado en este mismo blog, Emeterio Gómez.

"...
UNA TESIS DE GRADO que resultó profética. "Ni prólogo, ni siquiera a manera de prólogo" quieren ser estas líneas. Son simplemente la presentación de una tesis de grado sobre Un Nuevo Concepto de la Empresa y la Distribución de sus Beneficios".
"Un temor colectivo parece proyectar su sombra sobre el futuro de los pueblos libres del mundo. Hambre, malestar social, guerras, esclavitud... y detrás de todo este telón no palpita más que una misma verdad: la mala distribución de las riquezas ha sido la causa de este instante crítico por el cual atraviesa la hisotria de la humanidad. Muchos pobres y unos pocos ricos, es la clave que descifra maravillosamente el panorama universal. Si los pobres fuesen menos pobres y los ricos menos ricos, no viviríamos ahora pendientes de una catástofre que amenaza acabar con el dinero de los ricos, con la libertad de los pobres y con la dignidad humana a que tienen derecho ricos y pobres".
"El sistema que vamos a tratar busca la paz mediante la justicia social porque tenemos que convencernos de que mientras haya hombres con hombre habrá guerra".
"Mientras una o dos naciones absorban todo el comercio y controlen toda la banca mundial habrá guerra. Mientras la ansias desmedidas de lucro no sean sustituidas por la justicia social y la caridad cristiana, la situación del mundo seguirá siendo grave. Los males o se acatan en sus causas o se acaban".
"La medida que sostenemos es avanzada y la tesis también. Para muchos será inaceptable. Sabemos que el capitalismo no lo va a entender porque "aparentemente" ataca su interés; sabemos también que el líder obrero tampoco aceptará una medida que si se aplicara pondría fin a su liderazgo. Nada de eso nos importa, porque esta tesis no busca defender intereses particulares sino el supremo interés de la Nación que, al fin de cuentas, es también interés de obreros y de patronos. En él tenemos puestos fijos los ojos, y para servirlo con sinceridad escribimos estas páginas que no tendrán, seguramente más mérito que éste".
"Si los patronos fueran un poco más generosos y los obreros más pacientes y confiados, la repartición de utilidades en las empresas cubanas abrirían una nueva era de paz social, aumentarían la producción y, como consecuencia, el bienestar nacional".
"Creemos que ha llegado la hora de decir con León XIII que las riquezas tienen una "función social" que cumplir y que es mucho mejor satisfacer este mandato de la moral por iniciativa propia que por imposición de un Estado Comunista. Los ricos de Hungría amaron tanto sus riquezas que vino el comunismo y se las arrebató de cuajo. Y los de Bulgaria, Checoslovaquia, etc., etc., lo mismo. Ahora, sin lugar a dudas, hubiesen preferido repartir las utilidades de sus negocios con sus obreros, pero ya es tarde. Con su capital también han perdido su libertad y muchas veces su vida. Ya no pueden repartir utilidades".
"Dios quiera que los hombres de negocios cubanos sean más inteligentes y más generosos, y prefieran dar por las buenas, lo que de otra forma podrían algún día perder por las malas".
NOTA: "Ensayo sobre un nuevo concepto de la Empresa y la Distribución de sus Beneficios". Tesis de grado del autor, La Habana 1950. Nueve años después Fidel se instaló en el poder.

martes, 25 de septiembre de 2012

Naturaleza del Hombre V

He conseguido una nueva postura acerca de lo que somos (el hombre) y como tratar de explicar el enfoque ético y valores en el ser humano.
Bueno, mejor que explicar, se trata de ofrecer una postura que desliga todo lo que les he mostrado en entradas anteriores acerca de las teorías de muchos pensadores y filósofos a través de nuestra historia.
Creo que en algunas otras entradas ya hemos hablado (y citado) a Emeterio Gómez y su blog: http://emeteriogomez.wordpress.com/.

A continuación presento una de sus publicaciones que brevemente globaliza su idea/pensamiento.
Básicamente habla del quiebre de la Filosofía y de la Razón como medio para explicar y vincularnos con la ética y los valores.
Realmente es una aproximación chocante (tal vez chocante no es la palabra correcta que debo usar porque se asocia a soberbia o estupidez, todo lo contrario, es novedosa, es totalmente justificable a la luz de todas las incongruencias y atrocidades que ocurren. Mejor sería usar impactante). Nos devuelve a evaluar las bases impuestas por San Agustín y Santo Tomás de Aquino sobre el cristianismo, y por ende sobre las bases del Occidentalismo.

Cristianismo vs. Filosofía moribunda


Entender la Filosofía es terriblemente difícil, en cambio, es relativamente fácil entender que ella ha fracasado de manera rotunda. Tanto, que da dolor que a nuestros chamos, en las Facultades o Escuelas de Filosofía, todavía se les intente explicar los grandes aportes -en lugar de las grandes deficiencias e ingenuidades- de Platón, Kant, Hegel o Aristóteles. Algún día, en vez de Escuelas de Filosofía, habrá escuelas para explicar la Quiebra de la Filosofía. Porque Nietzsche intentó matar a Dios y lo único que logró fue asesinar a la Razón. Dios -maltrecho y todo- logró sobrevivir, evoluciona satisfactoriamente… y está a punto de ser “dado de alta”. En cambio, la Razón Práctica de Kant; la Razón Dialéctica de Hegel; la Razón Histórica de Marx; laRazón Vital de Ortega y la Razón Crítica de Popper fueron simplemente ficciones. Porque la Razón y la Lógica no pueden ser sino tautológicas, como finalmente puso en claro Ludwig Wittgenstein en 1920.
La Filosofía fracasó, entre muchas otras “razones”, porque jamás logró conciliar dos de sus nociones básicas: la Lógica de los griegos y la Libertad de los modernos. Tal vez por eso es tan difícil de entender la Filosofía: porque se empeña en conciliar dos ideas que son absolutamente irreconciliables: la Racionalidad y la Libertad. Porque la Razón se explica por sí misma, pero la Libertad es absolutamente inexplicable, inescrutable; no Irracional pero siAracional. Porque si lo que hacemos al apelar a nuestra Libertad pudiese ser explicado lógicamente, dejaríamos de ser libres. Es esa estupidez que nuestra (in)cultura nos ha inculcado profundamente, según la cual hay Decisiones Racionales. Suelo iniciar mi taller de ética con esa pregunta, lanzada a quemarropa: ¿Cree usted que hay decisiones racionales? La respuesta es masivamente uniforme, la uniformidad con la que nos ha castrado la Filosofía: ¡¡Claro que las hay, profesor!! Pero no sólo las hay, sino que tenemos que hacer esfuerzos para que nuestras decisiones sean lo más racionales posibles.
Tal vez el problema más complejo y profundo que confronta el Cristianismo sea que durante la Edad Media, se dejó engatusar por la Filosofía Griega, es decir, por la Racionalidad. San Agustín por Platón y Santo Tomás por Aristóteles. Tal vez se imponga algún día, dentro del Catolicismo al menos, la necesidad de laDeshelenizar al Cristianismo. Porque no hay posibilidades de conciliar ni el Amor al Prójimo, ni la Fe con la razón. Porque el Espíritu Humano, mucho más allá de su poderosa Racionalidad, es esencialmente Espiritualidad, es decir, libertad absoluta para imponernos el Bien, el Amor al Prójimo, la Belleza, la Piedad y la Justicia. ¡¡Porque esas no son Ideas, Conceptos o Razones, sino Sentimientos, Pasiones y Emociones, que no tienen absolutamente nada de racionales!! Porque lo esencial del Ser Humano no es la Racionalidad, porque nuestra definición no es como creyó Aristóteles Animal Racional, sino estrictamente Imagen y semejanza de Dios. Porque lo que realmente nos define es nuestra capacidad de Crear, no al nivel Divino, pero si al nivel de Lo Humano. Porque si el Amor al Prójimo, el Bien y la Justicia no nos brotan espontáneamente, ¡hay que imponérselos a nuestro Espíritu! Que es, en última instancia, la noción de Dios. Porque con la Capacidad de Crear ocurre lo mismo que con la Libertad. Ambas son absolutamente Arracionales. Porque nuestra capacidad de crear no tiene nada que ver, ¡¡no puede tener nada que ver!!, con la racionalidad. PorqueCrearRacional son obviamente contradictorios.


“No hay ninguna naturaleza humana”

Saramago no entiende nada

Porque no entiende lo esencial: que tanto Dios como el Espíritu humano son misterios absolutos, insondables ¡que no tenemos ninguna posibilidad de entender! Que nada -por mucho que explique la esfera neurológica del cerebro- nos permitirá captar científicamente la DIMENSIÓN SAGRADA del hombre. O peor, mucho peor, que si lo logra, todo habrá perdido sentido porque habremos demostrado ¡que no había nada SAGRADO! Que somos “cosas”, animales o simple MATERIA IDIOTA.
Saramago ha dicho -en SIETE DÍAS de EL NACIONAL- que “se necesita tener un altísimo grado de religiosidad para ser ateo”. Se nota que este buen señor no ha llegado a intuir siquiera la infinitud absolutamente inescrutable de lo humano. Que no ha captado que detrás de esa religiosidad suya que le permite ser ateo se esconden niveles crecientes de religiosidad, cada uno más profundo (precisamente lo inaccesible, lo SAGRADO, Dios), que nos impiden ser ateos. Niveles de espiritualidad y religiosidad que se pierden en elINFINITO y el ABSOLUTO y que una vez sentidos o “accesados”, decir que se es ateo resulta bobo.
Cuando se contempla de cerca la condición infinita del Espíritu, cuando se llega a sentir que mientras más lo intuimos ¡más queda de él por intuir! y sobre todo, cuando entendemos que de ese INFINITO deriva el carácter ABSOLUTO del Espíritu, o sea, la capacidad que él tiene para imponerse determinados sentimientos, valores morales y, lo esencial, el Amor al Prójimo; cuando entendemos que no es (sólo) que el amor por los demás “nos nace” espontáneamente, sino que la verdadera noción de Dios es descubrir que podemos DECIDIR amarlos o no, perdonar la peor de las ofensas o no, simplemente porque nosotros nos lo imponemos (o no) y que esa posibilidad INFINITA Y ABSOLUTA, “eso” es Dios; cuando me percato de todo esto capto también lo necio que es creer que se puede ser ateo.
Dice también Saramago que el “no necesita de Dios para tener una ética”. ¡Que Dios lo ayude! Que pobrecito es: tampoco entiende lo que es la ética. Él es de los que aún creen que ésta “se tiene”; no ha descubierto que ella sólo puede existir como respuesta al tamaño de las presiones, amenazas o tentaciones que la realidad ejerce sobre nuestros valores, que esas tentaciones o amenazas pueden ser cada vez mayores y, literalmente, infinitas. Y que cuando ellas son a una escala humana, cuando son LLEVADERAS, cuando no se está en medio de una tragedia, ciertamente no necesitamos de Dios; pero que cuando se te muere un hijo o ¡peor! cuando te lo secuestran y te lo van a matar porque no tienes para pagar el rescate, cuando llegas a los confines de lo humano, entonces es cuando vas a saber lo que Dios es. Tal vez Saramago no ha leído este fragmento de Leibniz: “CIERTAMENTE, SI DIOS EXISTE ¿CÓMO EXPLICAR EL MAL? PERO SI NO EXISTE ¿CÓMO EXPLICAR EL BIEN?”.
Una última muestra de que el susodicho no entiende nada: él cree que puede diferenciar lo ESTÉTICO de lo SAGRADO. Leamos: “Pregunta: ¿Hubo algo cercano al creer en su vida? Pues la verdad sí, una vez en la iglesia románica de Coimbra sentí algo& Confieso que sentí una emoción intensa, pero al reflexionar determiné que era una emoción estética”. Que lástima señor, usted se lo pierde. Que limitadito es: “reflexionó” y determinó que era una emoción estética. ¡Cómo se ve que no ha pasado de la Estética! Él cree que reflexionando se pueden captar los niveles inefables del arte& y del Ser. No ha intuido que la Estética, cuando no logra acceder a lo Sagrado, a la noción de Dios, es tan sólo eso, lamentables “obras de arte”.

lunes, 3 de septiembre de 2012

Descubren maligna tribu de 28 millones a la que no le importan los indígenas

El título de esta entrada es tomado de una página de "noticias" venezolana que con un peculiar tono sarcástico hacen aún más palpable y triste parte de lo que ocurre en Venezuela

http://www.elchiguirebipolar.net/30-08-2012/descubren-maligna-tribu-de-28-millones-a-la-que-no-le-importan-los-indigenas/

Un grupo de científicos noruegos descubrieron hace pocos días una tribu de 28 millones de personas en la zona norte de Suramérica. A este pueblo, según los resultados obtenidos en varios estudios de campo, no les importan los indígenas.
El revelador descubrimiento se dio a conocer en una rueda de prensa en la ciudad de Oslo, allí Hanson Stevenson, antropólogo de la Universidad de Oslo y líder de la investigación, explicó parte del comportamiento de esta misteriosa tribu. “Es un grupo de personas que se movilizan en vehículos a base de gasolina y la malgastan muchísimo. Ellos consiguen el combustible muy fácilmente y según percibimos, lo usan como regalo y como una forma de conservar el poder. Cuando tienen accidentes en sus vehículos, reportan cosas que no han hecho como parte del incidente y utilizan el hombrillo como canal rápido. También utilizan algo que llaman gestores para agilizar sus trámites burocráticos, son como un pueblo corrupto en su totalidad.” Explicó Stevenson, quién aseguró que la tribu de 28 millones se rige por una monarquía constitucional.
El investigador continuó con el minucioso análisis de la horda individualista y precaria: “El rasgo más importante que notamos fue su poco interés por las tribus minoritarias ubicadas al sur del país. Ignoran sus problemas, incluso cuando hubo una masacre de 80 personas pertenecientes a la etnia Yanomami. Según investigamos, sus misteriosos medios de comunicación quedan totalmente parcializados cuando se habla de un tema indígena, las noticias llegan a la opinión pública muchos días después porque al parecer, a nadie le importa.”
“Pero eso no es todo. Lo más increíble, es que la tribu gasta todos sus ingresos en armas precarias rusas para una supuesta defensa; pero luego llega un helicóptero lleno de mineros ilegales, hace un exterminio y se regresa cómodamente dentro del espacio aéreo de su territorio. También, tienen a un llamado ‘Ministro del Poder Popular para los Pueblos Indígenas’ que no se manifestó sobre los hechos a pesar de que sería lo más lógico. Además, se hacen llamar solidarios. Pero en verdad, es un pueblo sumamente contradictorio.” Explicó Stevenson al culminar la presentación con fotos de un ritual religioso que hace la tribu a una deidad llamada CADIVI.

miércoles, 29 de agosto de 2012

¿Qué es lo que queremos?

Estos días, entre el 26 de agosto y 5 de septiembre deberían ser días especiales para toda la humanidad. Sin embargo, parece que pasan sin mayor trascendencia.
Uno de los seres más noble, ejemplar y mediático de nuestros tiempos nació un día 26 de agosto de 1910 y murió un día 5 de septiembre de 1997. Su trabajo llegó a ser mundialmente reconocido, traspasó fronteras, creencias y bloqueos. Se convirtió en una de las personas más conocidas y fotografiadas del mundo.
Se trata de la Madre Teresa o Madre Teresa de Calcuta.
Su inmensa labor que aún hoy día continúa en vigencia, fue reconocida y premiada a donde quiera que haya ido y aunque para ella todos estos premios llegaron en una etapa, digamos, final en su vida y no representaban más que una forma de aprovechar el golpe mediático que giró a su causa Misioneras de la Caridad nunca dejó de luchar y seguir convencida sus ideales y convicciones.
Pondré un ejemplo que escuché recientemente acerca del afán que colocaba en su vida y a sus acciones:
En una ocasión de visita en la Santa Sede conversaba con de los cardenales acerca de su día allí en el Vaticano. Éste le decía que se veía cansada "...tal vez ha dormido usted mal..."
Ella respondió que no se sentía mal que había dormido lo suficiente, lo que normalmente acostumbraba.
El cardenal le dijo "... ¿a que hora se acostó?...", ella le respondió que las 2 de la mañana.
Sorprendido, el cardenal volvió a preguntar: "...¿por qué a esa hora?..." "...¿por qué tan tarde?...".
Ella dijo que había salido a ayudar pobres en las calles de Roma y ofrecer amor.
El Cardenal aún sorprendido vuelve a preguntar: "... ¿y a qué hora se levantó Madre?...", ella dijo: "...A las 4 de la mañana...", y él dijo: "...¿se levantó para seguir en su tarea...", ella siguió: "...no, no. Me levanté a esa hora para rezar, para rezar..."

Increíblemente y a pesar de lo conocido que fue su trabajo (y lo sigue siendo) alrededor del mundo, se nos ha ido desvaneciendo su imagen. Pocos recordamos ya su imagen y para nuevas generaciones que no sintieron la importancia de su presencia a escala global, no resulta conmovedora.
Recientemente he leído e incluso escuchado críticas hacia su labor. A continuación algunas de ellas:
1. Las Misioneras de la Caridad no se instruyen adecuadamente en enfermería y otras especialidades técnicas en la salud, colocando en graves problemas la salud de las personas que reciben y a aquellas que aún no estando tan graves podrían empeorar su situación.
2. La Madre Teresa nunca habló acerca de las causas que llevan a las personas que las Misioneras de la Caridad a su situación: abandono, lepra, rechazo, moribundos, etc. Solo actúan con pocos recursos a darles buen trato. Para muchos de los críticos mejor sería poder cortar de raíz esos problemas sociales que exponen y llevan a toda esta gente a situaciones precarias.

La verdad es que pueden tener cierta validez parte de estos argumentos, pero también debemos decir que es fácil "mirar los toros desde la barrera".
Muchas veces en este mismo blog se ha mencionado a San Francisco y su idea de actuar, de ser, de realizar labores dentro de nuestros roles: buen padre, buen vecino, buen policía, buen creyente, buen hijo, etc.
Debemos actuar no seguir creando teorías, hipótesis, plantear mejoras, elucubrando qué será mejor o peor, advirtiendo; es hora de actuar, de hacer , de comenzar.
Esperando por un acuerdo global para salvar el planeta, se nos está quemando y contaminando. Esperando por un acuerdo global para erradicar el uso de armas, nos estamos matando cada día más y estamos cada vez más armados. Esperando un acuerdo global para erradicar la pobreza y buscar mejores formas de redistribución de las riquezas, morimos en mayor número por el hambre y somos esclavizados en nuevas formas.

No pretendo decir que la tarea de pensar, diseñar e investigar sea mala o errónea, pero personalmente estoy un poco cansado de escuchar advertencias de lo que pasará que no fructifican en pasos concretos.

Creo que la misma tarea de la Madre Teresa contra-argumenta a aquellos que la critican:
1. Dentro de las convicciones de la Madre Teresa no está salvar a las personas físicamente (no quiere decir que las vayan a dejar morir) lo principal es su salvación espiritual, además de cumplir con aquello de Dios dijo en La Tierra: aquello que hagan con aquellos más desafortunados, lo habrán hecho conmigo.
Para ella lo más importante es que estas personas desahuciadas reciban amor después de una vida de animales.
¿Qué esperan aquellos que quieren que las Misioneras de la Caridad sean más "profesionales" para unirse y HACER, planteando sus ideas y poniéndolas en marcha?
¿Deben esperar todas estas personas abandonadas que un batallón de más de 4500 personas en 133 países se profesionalice y luego no puedan aplicar sus técnicas porque siguen sin tener recursos, insumos y materiales para aplicar sus conocimientos?
2. Tal como mencioné anteriormente: cuántos problemas sociales tenemos que hemos determinado científicamente y que incluso hemos determinado que pueden llevarnos a desastres sociales, y no hemos hecho absolutamente nada como sociedad para remendarlos (digo sociedad porque no se puede quitar crédito a una gran cantidad de gente que si trabaja afanosamente pero individualmente porque no son apoyados).
Propongo  ahora: no será mejor seguir el modelo de la Madre Teresa, actuando y trabajando, cada una de las personas que habita el planeta hasta que por fin demos en cuenta de que mejorando la situación de cada prójimo a todo nivel, puede llevarnos a mejorar también nuestra situación individual, social y global.
Imaginen por un momento que el tiempo que dedicamos a criticar, pensar, ver televisión, jugar, buscar reivindicaciones de derechos, lo dedicáramos (aunque no sea completo) a ayudar a alguien en problemas, a resolver un problema comunal, a rezar, a reparar el daño causado sobre otro, a llevar consuelo a quien lo necesita, a educar ....¡qué sociedad tendríamos!
Sin duda nuestra escala de valores práctica o de facto, no está en consonancia con aquellos que queremos predicar.

miércoles, 4 de julio de 2012

GDP vs GNH

Tengo algunos días queriendo escribir algo sobre la Declaración Internacional del Día de la Felicidad (por parte de la ONU). Aunque estoy seguro que se trata de una noble causa, con intenciones de promover tal como ellos dicen: "La Felicidad como un objetivo y aspiración universal de todos los seres humanos de la Tierra", no pude evitar sentir cierta hironía.
En este mundo donde los problemas derivados de la contaminación, abuso discriminado de los recursos, problemas económicos, desigual distribución de recursos y alimentos, conflictos bélicos, confrontaciones religiosas... el buscar un día para la Felicidad resulta en una suerte de Día de La Tierra, Día del Trabajador, Día de la Paz, etc, es decir, escoger un día para recordar lo mal que lo estamos haciendo y que además no hacemos nada para corregirlo.
(Personalmente creo que cuando se decreta un día especial para "algo", ese "algo" se ha vuelto escaso, ignorado, perseguido; en pocas palabras: caso perdido)

Pero mi investigación hacia el tema me ha llevado a descubrimientos interesantes que me desviaron de las ideas anteriormente desarrolladas.
No pude conseguir dentro de los documentos de la declaración qué es felicidad. Todos tenemos una idea de qué es, aunque muchos no podemos desarrollarla completamente (intente usted definir qué es felicidad, al menos para mí es bastante difícil).
En Occidente está muy arraigado el hecho de que la felicidad está directamente relacionado con la cantidad de bienes poseídos o bienes que podría poseer. Aunque el diccionario define felicidad si relacionarla con bienes materiales, es imposible pensar que alguna persona podría aspirar a ser feliz sin cierto poder adquisitivo.
Este no es el punto que quiso enfatizar la ONU al declarar el Día de la Felicidad. La propuesta del día de la Felicidad (según fuentes como http://www.fahrenheitmagazine.com/index.php?option=com_k2&view=item&id=6639&lang=es) viene de una propuesta de Bután, un país oriental en el que miden el Grado de Felicidad Bruta. Como pueden ver en la foto anexa a continuación para ellos no es más el PIB (o GDP por sus siglas en inglés) que el GHN (Gross National Happiness).


No vivo en Bután, ni he estado allí, ni conozco a alguien que haya estado allí, pero aunque románticamente esta idea suena como la salvación del mundo (todos liberándonos de la presión de la adquisición de bienes desde que somos muy pequeños hasta edad adulta) no logro como "buen" occidental imaginármela.
Una investigación rápida en Wikipedia (http://en.wikipedia.org/wiki/Gross_national_happiness) nos acerca un poco a esta propuesta basada en cuatro pilares bastante lógicos:
- Desarrollo sustentanble
- Preservación y promoción de valores culturales
- Conservación del ambiente natural
- Establecimiento de un buen gobierno
Nada lejos de los ideales de Occidente ante tanto problema y crisis.

No estaría mal, al menos, promocionar modelos alternativos como éste a fin de establecer un mejor futuro. Lo seguro es que si seguimos haciendo lo mismo, obtendremos los mismos resultados.

At present, we are stealing the future, selling it in the present, and calling it GDP.
                                                                                               Paul Hawken

lunes, 2 de julio de 2012

De cómo Panchito Mandefuá cenó con el Niño Jesús. De José Rafael Pocaterra

I
A tí que esta noche irás a sentarte a la mesa de los tuyos, rodeado de tus hijos, sanos y gordos, al lado de tu mujer que se siente feliz de tenerte en casa para la cena de navidad; a ti que tendrás a las doce de esta noche un puesto en el banquete familiar, y un pedazo de pastel y una hallaca y una copa de excelente vino y una taza de café y un hermoso “Hoyo de Monterrey”, regalo especial de tu excelente vicio; a ti que eres relativamente feliz durante esta velada, bien instalado en el almacén y en la vida, te dedico este cuento de Navidad, este cuento feo e insignificante, de Panchito Mandefuá, granuja billetero, nacido de cualquiera con cualquiera en plena alcabala, chiquillo astroso a quien el Niño Dios invitó a cenar.
II
Como una flor de callejón, por gracia de Dios no fue palúdico, ni zambo, ni triste; abrióse a correr un buen día calle abajo, calle arriba, con una desvergüenza fuerte de nueve años, un fajo de billetes aceitosos y paltó de casimir indefinible que le daba por las corvas y que era su magnífico macferland de profundos bolsillos profundos, con bolsillito un pequeño para los cigarrillos, que era su orgullo, y que le abrigaba en las noches del enero frío y en los días de lluvia hasta cerca de la madrugada, cuando los puestos de los tostaderos son como faros bienhechores en el mar de niebla, de frío y de hambre que rodea por todas partes en la soledad de las calles, al pobre hamponcillo caraqueño. Hasta cerca de media noche, después de hacer por la mañana la correría de San Jacinto y del Pasaje y el lance de doce a una en las puertas de los hoteles, frente a los teatros o por el boulevard del Capitolio, gritaba chillón, desvergonzado, optimista:
-Aquí lo cargooo…El tres mil seiscientos setenta y cuatro, el que no falla nunca ni fallando, ¡archipetaquiremandefuá…!
El día bueno, de tres mil billetes y décimos, Panchito se daba una hartada de frutas; pero cuando sonaban las doce y sólo- después de soportar empellones, palabras soeces, agrios rechazos de hombres fornidos que toman ron- contaban en la mugre del bolsillo catorce o dieciséis centavos por pedacitos vendidos, Panchito metíase a socialista, le ponía letra escandalosa a “La maquinita” y aprovechaba el ruido de una carreta o el estruendo de un auto para gritar obscenidades graciosísimas contra los transeúntes o el carruaje del General Matos o de cualquiera de esos potentados que invaden la calle con un automóvil enorme entre una alarido de cornetas y una hediondez de gasolina…; y terminaba desahogándose con un tremendo “Mandefuá” donde el muy granuja encerraba como en una fórmula anarquista todas sus protestas al ver, como él decía, las caraotas en aeroplano.
Quiso vender periódicos, pero no resultaba; los encargados le quitaron la venta: le ponía el “mandefuá” a las más graves noticias de la guerra, a las necrologías, a los pesares públicos:
-Mira hijito- le dijeron- mejor es que no saques el periódico, tú eres muy “Mandefuá”.
III
Tuvo, pues, Panchito su hermoso apellido Mandefuá, obra de él mismo, cosa esta última que desdichadamente no todos son capaces de obtener, y él llevaba aquel Mandefuá con tanto orgullo como Felipe, Duque de Orleans, usaba el apelativo de Igualdad en los días un poco turbios de la Convención, cuando el exceso de apellidos podía traer consecuencias desagradables.
Pero Panchito era menos ambicioso que el Duque y bastábale su “medio real podrido”- como gritaba desdeñosamente tirándoles a los demás de la blusa o pellizcándoles los fondillos en las gazaperas del Metropolitano.
-Una grada para muchacho, bien ¡Mandefuá!
De sus placeres más refinados era el irse a la una del día, rasero con la estrecha sombra de las fachadas, y situarse perfectamente bajo la oreja de un transeúnte gordo, acompasado, pacífico; uno de esos directores de ministerio que llevan muchos paqueticos, un aguacate y que bajan a almorzar en el sopor bovino del aperitivo:
- El mil setecientos cuarenta y siete ¡mandefuá!
- Granuja ¡atrevido!
Y Panchito, escapando por la próxima bocacalle, impertérrito:
-Ese es premiado, ¡no se caliente mayoral!
El título de Mayoral lo empleaba ora en estilo epigramático, ora en estilo
Elevado, ora como honrosa designación para los doctores y generales del interior a quienes les metía su numeroso archipetaquiremandefuá.
Y con su vocablo favorito, que era panegírico, ironía, apelativo –todo a su tiempo-, una locha de frito y un centavo de cigarros de a puño comprado en los kioscos del mercado, Panchito iba a terminar la velada en el Metro con “Los misterios de Nueva York”, chillando como un condenado cuando la banda apresaba a Gamesson advirtiéndole a un descuidado personaje que por detrás le estaba apuntando un apache con una pistola o que el leal perro del comandante Patouche tenía el documento escondido en el collar. Indudablemente era una autoridad en materia de cinematógrafo y tenía orgullo de expresarlo entre sus compañeros, los otros granujas:
-Mira, vale, para que a mí me guste una película tiene que ser muy crema.
IV
Panchito iba una tarde calle arriba pregonando un número “premiado” como si lo estuviese viendo en la bolita… Detúvose en una rueda de chicos después de haber tirado de la pata a un oso de dril que estaba en una tienda del pasaje y contemplando una vidriera donde se exhibían aeroplanos, barcos, una caja de soldados, algunos diávolos, un automóvil y un velocípedo de “ir parado”… Y, de paso rayó con el dedo y se lo chupó, un cristal de la India a través del cual se exhibían pirámides de bombones, pastelillos y unos higos abrillantados como unas estrellas.
En medio del corro malvado, vio una muchachita sucia que lloraba mientras contemplaba regada por la acera una bandeja de dulces; y como moscas, cinco o seis granujas, se habían lanzado a la provocación de los ponqués y de los fragmentos de quesillo llenos de polvo. La niña lloraba desesperada, temiendo el castigo.
Panchito estaba de humor; cinco números enteros y seis décimos ¡ochenta y seis centavos! La sola tarde después de haber comido y “chuchado”… Poderoso. Iría al Circo que daba un estreno, comería hallacas y podría fumarse hasta una cajetilla. Todavía le quedaban dos bolívares con que irse por ahí, del Maderero abajo para él sabía qué… ¡Una noche buena crema!
Seguía llorando la chiquilla y seguían los granujas mojando en el suelo y chupándose los dedos…
Llegó un agente. Todos corrieron, menos ellos dos.
-¿Qué fue? ¿Qué pasó?
Y ella sollozando:
Que yo levaba para la casa donde sirvo esta bandeja, que hay cena para esta noche y me tropecé y se me cayó y me van a echar látigo…
Todo esto rompiendo a sollozar.
Algunos transeúntes detenidos encogiéronse de hombros y continuaron.
-Sigan, pues- les ordenó el gendarme.
Panchito siguió detrás de loa llorosa.
-Oye, ¿cómo te llamas tú?
La niña se detuvo a su vez, secándose el llanto.
-¿Yo? Margarita
-¿Y ese dulce era de tu mamá?
-Yo no tengo mamá.
-¿Y papá?
-Tampoco
-¿Con quién vives tú?
-Vivía con una tía que me “concertó” en la casa en que estoy.
-¿Te pagan?
-¿Me pagan qué?
Panchito sonrío con ironía, con superioridad:
-Guá, tu trabajo: al que trabaja se le paga, ¿no lo sabías?
Margarita entonces protestó vivamente:
-Me dan la comida, la ropa y una de las niñas me enseña, pero es muy brava.
-¿Qué te enseña?
-A leer… Yo sé leer, ¿tú no sabes?
Y Panchito, embustero y grave:
-¡Puah! Como un clavo… Y sé vender billetes, y gano para ir al cine y comer frutas y fumar de a caja…
-Dicho y hecho, encendió un cigarrillo… Luego, sosegado:
-¿Y ahora qué dices allá?
-Diga lo que diga, me pegan…- repuso con tristeza, bajando la cabecita enmarañada.
-¿Y cuánto botaste?
-Seis y cuartillo, aquí está lista- y le alargó un papelito sucio.
-¡Espérate, espérate!- le quitó la bandeja y echó a correr.
Un cuarto de hora después volvió:
-Mira, eso era lo que se te cayó, ¿nojerdá?
Feliz, sus ojillos brillaron y una sonrisa le iluminó la carita sucia.
-Sí… eso.
Fue a tomarla, pero él la detuvo:
- ¡No, yo tengo más fuerza, yo te la llevo!
-Es que es lejos- expuso tímida.
-¡No importa!
Por el camino él le contó, también que no tenía familia, que las mejores películas eran en las que trabajaba Gamesson y que podían comerse un gofio…
-Yo tengo plata, ¿sabes?- y sacudió el bolsillo de su chaquetón tintineante de centavos.
Y los dos granujas echaron a andar.
Los hociquillos llenos de borona, seguían charlando de todo. Apenas si se dieron que llegaban.
-Aquí es… dame.
Y le entregó la bandeja.
Quedarónse viendo ambos los ojos:
-¿Cómo te pago yo?- le preguntó con tristeza tímida.
Panchito se puso colorado y balbuceó:
-Si me das un beso.
-¡No, no! ¡Es malo!
-¿Por qué…?
-Guá, porque sí…
Pero no era Panchito Mandefuá a quien se convencía con razones como ésta; y la sujetó por los hombros y le pegó un para de besos llenos de gofio y de travesura.
-Grito…, que grito…
Estaba como una amapola y por poco tira otra vez la dichos dulcera.
-Ya está, pues, ya está.
De repente se abrió en ante portón. Un rostro de garduña, de solterona fea y vieja apareció:
¡Muy bonito el par de vagabunditos estos!- gritó.
El chico echó a correr. Le pareció escuchar a la vieja mientras metía dentro a la chica de un empellón.
-Pero, Dios mío, ¡qué criaturas tan corrompidas éstas desde que no tienen edad! ¡Qué horror!
V
¡Era un botarate! No le quedaban sino veintiséis centavos, día de Noche Buena… Quien lo mandaba a estar protegiendo a nadie…
Y sentía en su desconsuelo de chiquillo una especie de loca alegría interior… No olvidaba en medio de su desastre financiero, los dos ojos, mansos y tristes de Margarita. ¡Qué diablos! El día de gastar se gasta “archipetaquiremandefuá…
A las once salió del circo. Iba pensando en el menú: hallacas de “a medio”, un guarapo, café con leche, tostadas de chicharrón y dos “pavos rellenos” de postre. ¡Su cena famosa! Cuando cruzaba hacia San Pablo, un cornetazo brusco, un soplo poderoso y Panchito Mandefuá apenas quedó, contra la acera de la calzada, entre los rieles del eléctrico, un harapo sangriento, un cuerpecito destrozado, cubierto con un paltó de hombre, arrollado, desgarrado, lleno de tierra y de sangre..
Se arremolinó la gente, los gendarmes abriéndose paso…
-¿Qué es? ¿Qué sucede allí?
-¡Nada hombre! Que un auto mató a un muchacho “DE LA CALLE”
-¿Quién…? ¿Cómo se llama…?
-¡No sé sabe! Un muchacho billetero, un granuja de esos que están bailándole a uno delante de los parafangos…- informó, indignado, el dueño del auto que guiaba un “trueno”.
VII
Y así fue a cenar en el Cielo, invitado por el Niño Jesús esa Noche Buena, Panchito Mandefuá….

miércoles, 20 de junio de 2012

Athenry

By a lonely prison wall,
I heard a young girl calling
Michael, they are taking you away,
For you stole Trevelyan's corn,
So the young might see the morn.
Now a prison ship lies waiting in the bay.

Low lie the fields of Athenry
Where once we watched the small free birds fly
Our love was on the wing, we had dreams and songs to sing
It's so lonely 'round the fields of Athenry.

By a lonely prison wall,
I heard a young man calling
Nothing matters, Mary, when you're free
Against the famine and the Crown,
I rebelled, they cut me down.
Now you must raise our child with dignity.

Low lie the fields of Athenry
Where once we watched the small free birds fly
Our love was on the wing, we had dreams and songs to sing
It's so lonely 'round the fields of Athenry.

By a lonely harbor wall,
she watched the last star falling
As that prison ship sailed out against the sky
Sure she'll wait and hope and pray,
for her love in Botany Bay
It's so lonely 'round the fields of Athenry.

It's so lonely 'round the fields of Athenry.

Low lie the fields of Athenry
Where once we watched the small free birds fly
Our love was on the wing, we had dreams and songs to sing
It's so lonely 'round the fields of Athenry.

http://www.youtube.com/watch?v=NLZRWNdGCUc

jueves, 3 de mayo de 2012

Un cambio de actitud mejora la vida

Este es el título de un artículo de un periódico local cuya opinión quiero dejarles.

"Suiza, sin océano, tiene una de las flotas navieras más grandes del mundo.
La diferencia entre los países pobres y ricos no es la antigüedad del país. Lo demuestran los casos de países como India y Egipto, que tienen miles de años de antigüedad y son pobres.
En cambio, Asutralia y Nueva Zelanda, que hace poco más de de 150 años eran casi desconocidos son hoy países desarrollados y ricos.
La diferencia entre los países pobre y ricos tampoco son los recursos naturales con que cuentan, como es el caso de Japón que tiene un territorio muy pequeño y 80% es montañoso y no apto para la agricultura y ganadería; sin embargo, es la segunda potencia mundial, pues su territorio es como una inmensa fábrica flotante que recibe materiales de todo el mundo y los exporta transformados, también a todo el mundo, logrando su riqueza.
Por otro lado, tenemos a Suiza sin océano, pero tiene una de las flotas navieras más grandes del mundo; no tiene cacao, pero sí el mejor chocolate del mundo; en sus pocos kilómetros cuadrados pastorea y cultiva solo cuatro meses al año ya que el resto es invierno, pero tiene los productos lácteos de mejor calidad de toda Europa. Al igual que Jápón no tiene recursos naturales, pero da y exporta servicios, con calidad muy difícilmente superable, es un país pequeño que ha vendido una imagen de seguridad, orden y trabajo, que lo han convertio en la caja fuerte del mundo.

La actitud de las personas es la diferencia. Al estudiar la conducta de la gente en los países ricos se descubre que la mayor parte de la población sigue las reglas y acuérdense que el orden podría ser discutido sanamente:
La moral como principio básico; el orden y la limpieza; la horandez; la puntualidad; el deseo de superación; el respeto a la ley y a los reglamentos; el respeto a los demás; su amor al trabajo; su afán por el ahorro y la inversión"
Diario 2001. Sábado 28 de abril de 2012